Próxima parada: ¡Atenas! En estas semanas repletas de partidos a domicilio, concretamente, cuatro consecutivos, el Bayern de Múnich deberá enfrentarse a una nueva tarea el martes por la noche. En el partido correspondiente a la fase de grupos de la Liga de Campeones contra el AEK de Atenas, el máximo campeón alemán tratará de conseguir los próximos tres puntos para ir certificando su camino a los octavos de final.

“Es una semana importante. Queremos ser los primeros de grupo en la Liga de Campeones. Para ello, vamos a intentar traernos los tres puntos de Atenas”, recalcó el director general, Karl-Heinz Rummenigge, antes de partir hacia la capital griega. El equipo “dio un paso muy importante”, el sábado en Wolfsurgo, dijo Rummenigge. “Espero que a esta le sigan otras victorias más y que en Atenas sigamos lo que iniciamos el sábado.”

El equipo de Niko Kovac se encuentra igualado a cuatro puntos en el grupo E con el Ajax de Amsterdam, aunque los holandeses tienen una mejor diferencia de goles. Tras dos derrotas, el AEK de Atenas se encuentra en el último lugar por detrás del Benfica (3). Por lo tanto, las palabras de Arjen Robben no causaron ninguna sorpresa: “Debemos intentar ganar los dos partidos contra el AEK, entonces, la fase de grupos estará encaminada.”

Robben, que ante el AEK podría jugar su partido número 109 en la Liga de Campeones y que es el más experimentado del campo, está muy contento por el “intenso ambiente y la bonita atmósfera”, al igual que por un “buen rival de gran éxito en Grecia. Tenemos que estar muy bien preparados e intentar hacer nuestro partido.” Por ello, es muy “importante ir concentrados y motivados al partido y no creer que esto va a ser un camino de rosas”, dejó claro Rummenigge.

Kovac espera un “partido difícil”

Niko Kovac también espera un “equipo que será alentado en su estadio, contarán con el apoyo de sus aficionados.” Kovac definió al AEK como un equipo “fuerte técnicamente”, con “buenas individualiades”, que luchará por su “última oportunidad” en el grupo. “Eso no hará las cosas más fáciles. Queremos ganar el partido, pero sabemos que no será fácil. Tenemos que esforzarnos. Nos espera un partido difícil.”

Eso también lo sabe Niklas Süle, que espera un partido “interesante”. Estoy muy ilusionado por un intenso partido, he escuchado muy buenas cosas sobre los aficionados griegos”, dijo el defensa. “El partido de mañana lo jugaremos con total convencimiento desde el primer minuto. Pienso que somos el mejor equipo, pero eso habrá que verlo mañana. Debemos estar juntos, entonces conseguiremos un resultado positivo.”

El Bayern solo tendrá que prescindir el martes de Franck Ribéry por un bloqueo vertebral. “No tiene sentido que venga. En Múnich estará mejor”, explicó Rummenigge. Serge Gnabry podría ocupar el lugar del francés. “Él también puede jugar muy bien en esa posición”, recordó Joshua Kimmich. La participación de David Alaba se decidirá el mismo día del partido. Sandro Wagner, que no fue convocado en Wolfsburgo, volvió en esta convocatoria.

Fuente: FCB

error: Content is protected !!