15292564036480

Por mucho que dijera Gary Lineker en su momento que el fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, que juegan 11 contra 11 y al final siempre gana Alemania…no tiene por qué cumplirse con exactitud de por vida, y si no que se lo pregunten a México.

El combinado azteca agrandó al ganar a Alemania una famosa maldición que edición tras edición va haciéndose más pesada sobre el estreno de las selecciones campeonas del mundo. Primero fue Italia en 2010, después España en 2014 y ahora el conjunto germano en 2018, los combinados que defendían corona en un Mundial y no consiguieron ganar en su debut.

Alemania de este modo se mide a Italia y España. El combinado transalpino se proclamó ganador en 2006, y cuatro años más tarde no logró pasar del empate en su debut mundialista en Sudáfrica ante Paraguay (1-1). Cuatro años más tarde fue España la que sufrió una sonrojante derrota en Brasil cuatro años después de conseguir su primera estrella mundialista. La Holanda de Van Gaal y Van Persie humillaron a los de Del Bosque al endosarle un 1-5. Hoy Alemania ha probado esa misma medicina y se la ha suministrado México al vencer por 1-0.

Pero no solo Italia, España y Alemania han sufrido esta maldición. En 1990 y 1982 Argentina, en 2002 Francia, y 1950 Italia vieron como el llegar como defensoras del título no valía para mucho y perdieron en su debut. Algo de mejor suerte tuvieron Brasil en 1974, Alemania en 1978 e Italia en 1986 al al menos empatar.

Esta derrota germana le deja en una situación un tanto desconocida para ellos ya que desde 1982 no caían en su primer partido en un Campeonato del Mundo. En aquella ocasión Alemania cayó ante Argelia por 2-1. Alemania promediaba hasta este Mundial 2018 una media de 6.6 goles por partido en sus tres últimos estrenos mundialistas y solamente había encajado dos goles.

Fuente: Marca

error: Content is protected !!