Arjen Robben es un jugador polémico en todos los sentidos; pero nadie pone en duda su calidad. El holandés ha tenido un largo recorrido por el fútbol europeo destacando en ligas como la inglesa, española y actualmente la alemana. Su carrera fue mermada por varias lesiones pero con el paso de los años el juego del diez bávaro ha mejorado.

Nació el 23 de enero de 1984 en Bedum, Holanda. Inició su carrera futbolística desde temprana edad en el VV Bedum, ahí desarrolló el toque y control del balón que hoy lo caracteriza. La gran promesa fichó por el FC Groningen en 1996 y logró un increíble primer año anotando 50 goles en su primera temporada con las fuerzas básicas del cuadro groningués.

Tres años después, subió al primer equipo con el que debutó el tres de diciembre del 2000. Terminó su primera temporada en la Eredivisie con 18 apariciones y dos goles. De inmediato fue comprado por el PSV Eindhoven, quien desembolsó 3.9 millones de euros aunque se quedó a préstamo en el Groningen por un año más.

Robben se volvió una de las piezas importantes de la ofensiva del PSV y factor para ganar la liga en 2003 bajo el mando de Guus Hiddink. Con el cuadro de Eindhoven cosechó 17 goles en 56 apariciones. Un año después el Chelsea pagó 18 millones de euros por el jugador, pero no contó con él de inmediato por una lesión en el metatarsiano derecho. El holandés fue baja en varias ocasiones, pero eso no le impidió ganar títulos y marcar 15 goles en 67 partidos.

En agosto de 2007 Real Madrid y Chelsea llegaron a un acuerdo por 36 millones de euros para que Robben se uniera al cuadro merengue. Pero el paso por la capital española no fue bueno; el rendimiento fue menor al esperado, las lesiones y la deuda que generó La Casa Blanca tras contratar a Kaká y Cristiano Ronaldo, fueron las circunstancias que llevaron a Robben al Bayern München en 2009.

Los bávaros pagaron 25 millones de euros por la carta de Robben. Destacó desde los primeros minutos al marcar dos goles en su debut ante el VfL Wolfsburg. Pero una vez más, Robben sufrió varias lesiones aunque nunca dejó de ser factor clave en el esquema de los distintos técnicos que ha tenido el FCB desde entonces.

Uno de los tragos más amargos en la carrera de Robben fue la derrota en la final de la Champions League de 2012. Por suerte el fútbol siempre da revanchas y la suya llegó un año después cuando anotó el gol de la victoria ante el Borussia Dortmund en la misma instancia, con lo que le otorgó la quinta corona de Europa al cuadro muniqués.

“Boyke”, como también es conocido Robben, mide un metro con 80 centímetros y pesa 80 kilogramos. En su paso por Múnich acumula casi 300 apariciones, más de 14 mil minutos y supera el centenar de goles. A sus 34 años, su contrato acaba de ser renovado por una temporada más con el FC Bayern.

El palmarés por equipos de Robben es extenso: una Supercopa de Holanda (2003), una Liga Holandesa (2003), una Supercopa de Inglaterra (2005), una FA Cup (2007), dos Copas de la Liga en Inglaterra (2005 y 2007), dos Premier League (2005 y 2006), una Supercopa de España (2008), una Liga Española (2008), cuatro Supercopas de Alemania (2010, 2012, 2016 y 2017), cuatro Copas de Alemania (2010, 2013, 2014 y 2016), siete Bundesligas (2010, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018), una Champions League (2013) y con su selección Subcampeonato del Mundo (2010) y un tercer puesto en Brasil (2014).

A nivel individual destacan los siguientes galardones: trofeo Johan Cruyff mejor jugador de Holanda (2002 y 2003), jugador del mes liga Premier (2004), trofeo Bravo (2005), gol del mes en Alemania (2010 y 2013), Hombre del Año revista Kicker (2010), jugador del año en Alemania (2010), equipo del año UEFA (2011 y 2014), equipo de la temporada UEFA Champions League (2013 y 2014), Balón de Bronce de la Copa del Mundo FIFA (2014), equipo All-star Copa del Mundo FIFA (2014), FIFA FIFPro World XI (2013, 2014 y 2015), cuarto puesto en el Balón de Oro FIFA (2014) y deportista holandés del año (2014).

error: Content is protected !!