Uno de los jugadores claves en la historia reciente del Bayern München es Franck Ribéry. Desde su llegada a las instalaciones de la Säbener Strasse en 2007 el francés ha demostrado sus cualidades y con ello, conseguido la etiqueta de “indiscutible” en el once inicial. Prontamente se hizo con el dorsal número siete que pertenecía previamente a Mehmet Scholl.

Entre sus principales características está la cicatriz que lleva en el rostro, la cual le ha valido apodos como el de Scarface, basado en la película de Brian De Palma. El origen de esta marca se remonta a 1985, cuando Ribéry y su familia sufrieron un accidente automovilístico cuando tenía dos años de edad.

Otra marca que acompaña al francés, pero ahora en su juego, es la velocidad. Dueño indiscutible de la banda izquierda, el francés hace regates, encara jugadores y ejecuta disparos a gol. Ribéry nació un siete de abril de 1983 en Boulogne-Sur-Mer, Francia. Su formación como futbolista la llevó a cabo en el Conti Boulogne de su ciudad natal, ahí permaneció hasta 1996 cuando fue transferido al OSC Lille donde jugaría en 1999.

Ese año regresó para jugar en su ciudad de origen, solo que con otro equipo: el US Boulogne donde permaneció hasta 2002, cuando fue transferido al Stade Brestois, club que lo acogería sólo una temporada. En 2004 fue fichado por el FC Metz y un año después llegó al Galatasaray de Turquía. Sus buenas actuaciones llamaron la atención en Francia.

En 2005 fue contratado por el Olympique de Marsella en donde destacó su gran juego que lo llevó a la selección francesa en 2006. En 2007 el Bayern München desembolsó 25 millones de euros para adquirir la ficha del francés, quien desde entonces acumula casi 400 apariciones y más de cien goles. El propio jugador ha declarado en varias ocasiones que su deseo es retirarse vistiendo la camiseta del Rekordmeister.

Con la selección francesa de fútbol obtuvo su primera convocatoria para el Mundial de Alemania 2006 en donde se llevaron el subcampeonato. Para 2010, Raymond Domenech le incluyó en la lista para Sudáfrica 2010 pero los galos tuvieron una desafortunada participación al caer eliminados en la primera fase de la competición. Ribéry jugó los tres partidos sin anotar un solo gol. Para la Copa del Mundo de 2014 fue de nueva cuenta llamado por Didier Deschamps, sin embargo por un problema de lumbalgia, Ribéry salió de la convocatoria para posteriormente anunciar su retiro definitivo de selección nacional.

El palmarés de Ribéry con el FC Bayern se conforma por ocho Bundesligas (2008, 2010, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018); cinco DFB Pokal (2008, 2010, 2013, 2014 y 2016), cuatro Supercopas de Alemania (2010, 2012, 2016 y 2017); una UEFA Champions League (2013); una Supercopa de Europa (2013) y un Mundial de Clubes (2013). Fuera del Bayern, Ribéry ganó la Copa de Turquía en 2005 con el Galatasaray y la Copa Intertoto de la UEFA en el mismo año con el Olympique de Marsella.

El jugador francés tiene también un amplio palmarés personal: futbolista europeo del año (2013); tres veces futbolista del año en su tierra natal (2007, 2008 y 2013), una vez futbolista del año en Alemania (2008), equipo del año de la Bundesliga (2008, 2009, 2012, 2013 y 2014), Man of the Match Supercopa Europa (2013), Globe Soccer Awards mejor jugador (2013), Balón de Oro Copa Mundial de Clubes (2013), FIFA Balón de Bronce (2013) y Once Ideal de Bundesliga en los últimos 50 años (2013).

error: Content is protected !!