Fiebre de derbi en el Allianz Arena de Múnich. Después de más de cinco años de descanso, el duelo entre el Bayern y el Núremberg finalmente llegará el sábado por la tarde (15:30 CET). Después de la victoria por 1-2 de los muniqueses la semana pasada ante el Werder Bremen, el equipo de Niko Kovac quiere ante el recién ascendido reducir aún más la brecha con el trío de cabeza.

“No hemos tenido el derbi bávaro en mucho tiempo”, dijo el director general Karl-Heinz Rummenigge antes del 61º enfrentamiento de ambos equipos en la Bundesliga. “Especialmente para nuestros aficionados, es un partido muy importante, por lo que sería bueno si continuamos el sábado donde lo dejamos en Bremen e idealmente conservamos los tres puntos en Múnich”.

Además, Kovac, como en los dos anteriores partidos contra Benfica (5-1) y Bremen (1-2), confiará en sus probadas fuerzas. “El plantel es conocido, y también el once inicial”, anunció el entrenador. En la actualidad, solo es duda si Arjen Robben, quien sufrió problemas musculares durante la semana, podrá estar disponible contra los invitados de la Franconia. “Todavía tenemos que ver”, dijo Kovac, quien por otra parte tiene “16 jugadores de campo” a su disposición.

Al final cuentan los puntos

Desde su equipo, Kovac exigió estar “armado” contra un rival que, como últimamente el Fortuna Dusseldorf, probablemente quiera montar una “barricada” y luego salir rápido al contraataque. “Queremos ganar el partido, no importa cómo. Idealmente jugando bonito y con muchos goles, pero al final lo que cuentan son los puntos”, enfatizó Kovac sobre el objetivo principal de su equipo.

El Núremberg espera, a pesar de la racha negativa de siete partidos sin ganar, una pequeña oportunidad en el duelo con los campeones alemanes. “Necesitamos un partido perfecto, atrás debemos defender de forma excelente y necesitamos que el rival no lleve su juego a la cancha”, dijo el entrenador Michael Köllner antes de la difícil visita a Múnich. Además, es necesaria “por supuesto, gran suerte en el partido”.

Sin embargo, Köllner tiene que renunciar a su capitán. Hanno Behrens sufrió una distensión muscular en los abdominales en el 1-1 contra el Bayer Leverkusen el lunes por la noche y es baja, a parte de otras cuatro lesiones de larga duración. Sin embargo, el club no quiere rendirse con antelación. “No nos esconderemos”, anunció Köllner. “Muchas personas también juegan lotería, aunque saben que la posibilidad de acertar es mínima”.

Fuente: FCB

error: Content is protected !!