El Hannover no pudo impedir que el Bayern diera un nuevo paso hacia la séptima ensaladera consecutiva y la apretara las clavijas a un Borussia que debe imponerse esta tarde al Bremen a domicilio si quiere seguir con opciones de arrebatarle el título liguero a los muniqueses. Ahora mismo, los de Niko Kovac se sitúan líderes con cinco puntos de ventaja sobre los pupilos de Lucien Favre gracias a la victoria por 3-1 frente a un Hannover que, salvo milagro de última hora, descenderá.

La primera mitad en el Allianz Arena solo tuvo un dueño y ese fue el conjunto local. El cuadro dirigido por Thomas Doll optó por aparcar el autobús delante de su portería, eso sí, dejando al descubierto gran parte de ella. El cuadro bávaro, sin el lesionado James en el once, no tardó en aprovecharlo. Lewandowski adelantó a los suyos de cabeza después de un gran centro de Kimmich y un disparo de Goretzka desde fuera del área subió el segundo al luminoso. El internacional alemán tuvo el tercero en sus botas, pero su remate a bocajarro se estrelló en el travesaño.

El choque parecía sentenciado, pero el Bayern es una caja de sorpresas esta temporada y ayer no fue diferente. El VAR vio una mano de Boateng en el área y el recién incorporado Jonathas recortó diferencias desde los once metros. Eso sí, no le duró demasiado la alegría al brasileño ya que terminó siendo expulsado tres minutos más tarde por un empujón a Ulreich al sacar el cuero de la red y un manotazo a Kimmich que le costó la segunda amarilla. Con diez, el Hannover se derrumbó y no pudo evitar que el Bayern hiciera el tercero, obra del veterano Ribéry.

Fuente: AS

error: Content is protected !!