Miles de aficionados del Bayern llevaban muchísimos años esperando este momento: Lograr un campeonato de liga en el Allianz Arena. El próximo sábado, con un solo punto en la última jornada ante el Eintracht Frankfurt, los muniqueses podrían ganar su septima liga consecutiva. “Jugamos ante nuestros aficionados. Vamos a darlo todo y a procurar que ganamos el partido”, prometió Leon Goretzka tras el empate en Leipzig.

“El ambiente en Múnich será extremadamente bueno”, se mostraba eufórico Niko Kovac ante este final de temporada ante su propia afición. “Algo igual sucedió por última vez hace 19 años”. En efecto. Fue en la temporada 1999/2000: El Bayern venció al Werder Bremen en el Estadio Olímpico por 3-1 y se aprovecharon de la derrota del Leverkusen en Unterchaching para proclamarse campeones.

Once de las pasadas doce ligas las ganó el Bayern a domicilio. La única excepción fue la temporada 2014/15: Tras ganar al Hertha BSC en casa por 1-0 en la 30ª jornada, los bávaros fueron campeones “desde el sofá” al día siguiente, cuando el segundo clasificado, el VfL Wolfsburg, perdió 1-0 en Gladbach.

Por lo demás, el Bayern ganó una liga en Hamburgo ‘in extremis’ en 2001, tres en Wolfsburgo (2003, 2008 y 2017), dos en Kaiserslautern (2005 y 2006) y dos en el estadio del Hertha Berlin (2010 y 2014). En la temporada del triplete en 2013, el Bayern la ganó en casa del Eintracht de Frankufrt, en 2016 en la penúltima jornada en Ingolstadt y el año pasado en Augsburgo.

Esta vez, los puntos decisivios se deberán conseguir en el Allianz Arena. Sería la primera vez que ganaría la liga allí. Jugadores, aficionados y directivos no pueden esperar más y están deseando conseguir este gran hito. “Queremos ganar en casa, que seamos campeones de forma clara y evidente”, dijo el director general, Karl-Heinz Rummenigge.

Fuente: FCB

error: Content is protected !!