Heynckes: “Era un placer venir cada día a la Säbener Strasse”

jh

De hecho, su carrera ya había terminado. Pero el 9 de octubre de 2017 Jupp Heynckes volvió a calzarse las botas de fútbol. Y con entonces 72 años tomó el mando -por cuarta vez- del Bayern de Múnich. Fue el comienzo de una nueva historia de éxitos del renano. De los hasta ahora 40 partidos oficiales que ha jugado el Bayern bajo su dirección esta temporada, sólo ha perdido tres. Su equipo logró convertir los cinco puntos de desventaja con el líder en la clasificación en 20 puntos de ventaja, llegó a la semifinal de la Liga de Campeones y podría sellar el doblete en la final de la Copa DFB la próxima semana. Ante del último partido de Bundesliga de su carrera el próximo sábado ante el VfB Stuttgart, Heynckes habló con Bayern-Magazin sobre su “capítulo añadido” en Múnich. fcbayern.com publica un extracto de la gran entrevista.

Señor Heynckes, campeón de Alemania, final de Copa DFB, semifinal de Liga de Campeones – ¿Si alguien le hubiera dicho esto cuando llegó al mando, lo habría firmado?
Heynckes: “Cuando empecé aquí no pensaba en ser campeón, llegar a la final de copa o la semifinal de Liga de Campeones. Entonces pensaba en qué botones tocar, cómo eran los entrenamientos. Entonces fueron baja también algunos jugadores, como Thomas Müller o Franck Ribéry. Fueron momentos complicados. A final de octubre llegó el partido de copa en Leipzig. Pasamos en los penaltis, Sven Ulreich paró el último de ellos. Fue un punto de inflexión. Le dio un impulso al equipo y volvimos a tener confianza en nosotros”.

Se hizo cargo del Bayern en una fase muy turbulenta y lo volvió a encarrilar con rapidez. Ahora ya puede revelarnos su secreto…
Heynckes: “Fue una labor titánica. Cuando tomé el mando junto a Peter Hermann y Hermann Gerland removimos cada piedra. Introdujimos nuestra filosofía del fútbol, nuestro modo de trabajar, nuestro esmero – y todo surtió efecto. Si uno ve cómo jugaba el Bayern de Múnich en octubre y cómo lo hizo en el Bernabeu – son dos mundos aparte. Bastian Schweinsteiger me envió un WhatsApp y me dijo que nunca había visto un cambio como el que hicimos desde octubre hasta ahora. En el Bernabéu jugamos un fútbol increíble. He recibido muchos mensajes así. Ese estupendo desarrollo es el trabajo del equipo, del cuerpo técnico y de todo el sistema”.

¿Puede recordar lo que le dijo al equipo cuando comenzó a trabajar a comienzo de octubre?
Heynckes: “Entonces había un parón por los partidos de selecciones y los jugadores llegaron de vuelta poco a poco. Por eso tuve en total tres charlas de introducción en el gimnasio (ríe). Les dije a los jugadores que los cuidaríamos de la mejor manera. Y entonces cité a Usain Bolt, porque había visto una biografía suya poco cantes de venir a Múnich. Cuando celebraba sus grandes éxitos decía en pocas palabras: ‘Es seguro que poseo un gran talento, pero sin mi equipo no habría podido conseguir las grandes victorias’. Es lo que le quería transmitir al grupo: sin espíritu de equipo, sin trabajo en equipo, no consigues nada en el fútbol. Por eso no se puede comprar a un equipo para que sea campeón de la Liga de Campeones. Es algo que tienes que cultivar”.

El sábado tiene en la agenda su último partido de Bundesliga contra el Stuttgart. Después de eso, sostendrá la ensaladera de campeón por octava vez. ¿Será un día muy emocionante para usted?
Heynckes: “Es algo que no puedo valorar en este momento. De hecho, soy muy sobrio y sereno, y por otro lado, también una persona emotiva cuando se trata de mi equipo y mi cuerpo técnico. Estos ocho meses no fueron algo planeado, sino un capítulo adicional en mi biografía y también muy extraordinario. Tomar el mando de un club puntero de Europa con 72 años, cambiarlo todo y volver a la senda del éxito – no podría llegar a decir lo emocionante que es para mí”.

¿Cree usted que le resultará más fácil dejar el banquillo de entrenador que en 2013, porque ahora es ‘sólo’ un epílogo de su carrera?
Heynckes: “Está claro que no me resulta fácil despedirme de mi equipo y mi cuerpo técnico. Para mí era un placer venir cada día a Säbener Strasse, porque cada día había una gran atmósfera. Pero soy lo suficientemente realista para saber que mis fuerzas tienen un límite. Espero tener aún algunos años por delante y disfrutarlos con mi familia. Estoy deseándolo. Y por eso me resulta fácil dejar el trabajo”.

¿Con el polvo quitado o bien saneado, cómo le deja el Bayern a su sucesor Niko Kovač?
Heynckes: “Se ha podido ver cómo hemos jugado al fútbol últimamente, por ejemplo en Madrid o en la semifinal de copa en Leverkusen, en el escenario nacional. Esta temporada ha sido muy importante darle una perspectiva a los jugadores más jóvenes. Que el club vea también que por detrás llega algo con potencial para la máxima categoría. Creo que mi equipo y yo tenemos gran parte de la culpa de que el equipo vuelva a funcionar bien, tenga un sistema claro, moral y disciplina. Estoy seguro de que no serán desventajas para mi sucesor”.

Señor Heynckes, última pregunta: ¿Qué es lo que más ansía de estar en casa?
Heynckes: “Ante todo, simplemente el hecho de estar en casa. Junto a mi mujer, mi familia y mis animales. Me gustaría volver a la calma y tener la cabeza libre para cosas que me divierten: leer libros, hacer ejercicio, telefonear amigos, ir a un restaurante o al teatro. Y también volver a ver el fútbol cómodamente, como hincha y no como un medio para un fin. Todo ha sido muy corto – de hecho, es absurdo haber vivido ocho meses en la fantástica ciudad de Múnich y no haber tenido vida social. Pero por la tarde he estado principalmente en mi habitación de hotel y cansado por el trabajo. Ahora estoy deseando volver a mi vida de todos los días”.

Fuente: FCB