La situación de James no es fácil esta temporada en el Bayern. Eso es un hecho, tal y como se pudo comprobar con las declaraciones que hizo el futbolista durante un encuentro con algunos aficionados del conjunto alemán. Sus palabras fueron rotundas: “La situación en comparación con la del año pasado es diferente. No juego tanto con el nuevo entrenador y así no puedo prometer nada. Si tengo que irme porque no juego, entonces me iré. Ustedes saben que quiero quedarme, porque siento el amor de los seguidores y de toda la familia de Bayern”.

Lo único que dejan traslucir estas frases es que el crack colombiano no se encuentra cómodo. No es un jugador fundamental para Kovac y considera que eso no va a cambiar. James llegó cedido al conjunto bávaro procedente del Real Madrid por dos temporadas, pero los alemanes tienen la posibilidad de ejecutar la opción de compra pagando 42 millones de euros.

Sin embargo, las declaraciones del mediapunta crean más dudas con respecto a su futuro. Aunque el Bayern quisiera quedárselo, parece muy claro que el futbolista no estaría por la labor en caso de que todo persista en lo que resta de temporada. Es decir, su futuro está vinculado a lo que suceda con Kovac. Si el croata continúa al frente del banquillo parece muy complicado que el colombiano quisiera vincularse definitivamente al Bayern.

Pero también está el otro punto de vista, clave para que este matrimonio se produzca. ¿Qué piensa el Bayern? Al final de la pasada temporada nadie dudaba de que el club germano iba a comprar a James, que fue una de las estrellas del equipo. En cambio, hace pocas fechas Rummenigge, director general del Bayern, cambió su discurso: “En nuestro acuerdo tenemos una opción que podemos utilizar hasta el 15 de junio de 2019. Estamos en noviembre, por lo que no creo que tenga sentido hablar de eso ahora”. Y añadió: “Tenemos tiempo para decidir, pero no lo haremos en un futuro próximo”.

Está claro que el Bayern tampoco sería partidario de invertir 42 millones en un jugador que se quedara a disgusto y al que el entrenador tampoco considera indispensable, por lo menos por lo visto hasta el momento. Todo indica, por tanto, que James liga su futuro al de Kovac. Aún quedan siete meses para saber el final de este culebrón y cualquier cosa puede pasar.

Fuente: Marca

error: Content is protected !!