“La tarjeta roja nos penalizó, debimos reaccionar y cambiar a un 4-4-1 para poder ser compactos. Con el cambio a defensa de tres en la segunda mitad entramos mejor al partido y lo remontamos. Lo que me molesta enormemente es que no se puede desperdiciar un 4-2 y ponernos en problemas. Fue un partido loco, muy abierto, algo que no me gusta. Al final tuvimos esa pizca de suerte que se necesita en la Copa. Nunca he experimentado un partido así”.

Fuente: FCB

error: Content is protected !!