Los bávaros volvieron a sacar la sonrisa

DJi3_SaXkAEf-iM

Una derrota había bastado para que la caja de los truenos se desatara en el Bayern. Tras caer ante el Hoffenheim (2-0) en Sinsheim y tras algunas declaraciones incendiarias, Ancelotti y el conjunto bávaro volvieron a sacar la sonrisa. El escenario europeo y un rival modesto como el Anderlecht eran propicios para dejar atrás todos los problemas. Los alemanes, en la primera jornada de la Champions League 2017-18, se impusieron a los belgas por 3-0. Los goles llegaron de los pies de Lewandowski, Thiago y Kimmich.

El partido arrancó con una novedad en el once inicial. James Rodríguez hizo su debut como titular con la camiseta del Bayern. El colombiano, que se lesionó en un amistoso de pretemporada ante el Liverpool, había jugado 12 minutos en la derrota ante el Hoffenheim. ‘Carletto,’ en busca de su cuarta ‘orejona, le dio galones para que pueda recuperar con mejor condición.

El rival quería dar la sorpresa y amargar el estreno europeo de los bávaros. El Bayern, por su parte, tenía un control total de la posesión, pero sin profundidad. Lewandowski, el hombre de confianza de Ancelotti, tardó tan sólo 10 minutos para crear el primer peligro. El polaco se fue de Kums que no tuvo otra que empujarle. El trencilla sacó roja y pitó penalti. Desde los once metros, Robert no falló y abrió la lata. ‘Lewangolski’, el máximo goleador en activo de la Bundesliga con 154 tantos anotados en 229 partidos disputados, marcó así su diana numero 50 en 53 encuentros con la camiseta del Bayern desde el arranque de la pasada temporada. Su gol numero 50 bajo las órdenes de ‘Carletto’. El hombre de confianza, el recurso que nunca falla.

El Anderlecht reaccionó encerrándose aún más en su propio campo. Los belgas no podían salir y sufrían con la movilidad de Lewandowski. Además, James, entre líneas, repartía buenos balones y daba de comer a las bandas. El Bayern seguía con el control del balón de forma autoritaria.

Tras el descanso, los belgas salieron con más chispas y fueron creciendo hasta que un balón se estalló en el palo de la portería de Neuer. El alemán jugó su partido número 100 en Europa y en 36 ocasiones consiguió mantener su portería a cero. El Bayern sufría, pero los recursos bávaros son infinitos. Los de Ancelotti armaron una jugada en el costal derecho, donde Kimmich puso un centro para que Thiago empujara el balón del 2-0 en el 65′. Es el primer tanto del español en fase de grupos de la Champions League.

El Anderlecht, al final, intentando salir de la presión, dejaba muchos espacios que los alemanes no tardaron en aprovechar. Justo en el 90′, Kimmich sentenció el partido y regaló los primeros tres puntos europeos de la temporada a Ancelotti. El Bayern respira, sonríe y deja atrás sus problemas.

Fuente: Marca

error: Content is protected !!