Derrota: “Estoy decepcionado, aunque la derrota me deja otra sensación diferente que el pasado sábado. El rendimiento del equipo fue extraordinario, mejoramos mucho con respecto al partido en Holanda. Mi equipo jugó con corazón, lo dio todo y estuvimos a la altura del mejor equipo del mundo en estos momentos. Apenas nos pusieron en apuros y pudimos haber metido el segundo en una de las numerosas ocasiones que tuvimos. Ellos tienen un calidad individual enorme y aprovechan el más mínimo error. Eso sí, el penalti fue injusto. Es Matuidi quien pisa a Mats. Me quedo con la lucha y el coraje de mi equipo”.

Francia: “Pueden ganar la Liga de las Naciones, tienen jugadores buenísimos. No aprovechamos nuestras ocasiones y hubiéramos merecido ganar porque fuimos mejores. Tenemos que ser más pícaros y saber sentenciar el encuentro, también es cuestión de experiencia. Pero seguramente que hubiéramos jugado más tranquilos y seguramente terminado ganando el encuentro”.

Verticalidad gracias a Sané, Werner y Gnabry: “Estaba claro que era necesario cambiar la táctica y sorprender a los franceses de alguna manera. Pensé quién nos podía ayudar en las contras con velocidad y decidí darle la oportunidad a ellos. También hay que subrayar que ellos la buscaron en los entrenamientos estos días. Sobre todo Leroy (Sané) ha mejorado mucho a lo largo de los últimos meses”.

Suplencia de Müller: “Tuvo que ver con el rival y con la oportunidad que merecían otros jugadores. Eso sí, sigo pensando que necesitamos la columna vertebral formada por nuestros campeones del mundo. No se han olvidado de jugar a fútbol de hoy a mañana. Lo importante es la mezcla y creo que tenemos una bastante buena. Müller no atraviesa su momento más afortunado, pero es un jugador muy importante para el grupo porque motiva a los jóvenes y siempre está ahí. Por tanto seguirá siendo importante”.

Planteamiento: “Siempre tomo las decisiones por mis convicciones. En Holanda nuestro planteamiento no obtuvo frutos, suele pasar. Hay que seguir y plantear el próximo partido. A veces se cometen errores y se pierden partidos y eso hay que aceptarlo. Quería dar un impulso nuevo a mi equipo después de la derrota en Amsterdam”.

Futuro: “Fue un partido sobre el que podemos empezar a construir el futuro. Gnabry, Sané, Kehrer, todos ellos jugaron muy bien. El tiempo es necesario en este tipo de proyectos y sobre todo cuando los afrontas con jugadores jóvenes, pero estoy muy contento con el partido de mi equipo”.

Fuente: AS

error: Content is protected !!