1003652913-bayern-spielertraube-9G08QdVTqa7

¡Sí! El FC Bayern ha defendido su condición de defensor del título de liga y ha conquistado su sexto campeonato de Bundesliga consecutivo. Gracias al 1-4 (1-2 al descanso) en casa del FC Augsburg el Bayern es matemáticamente ganador de la competición. La distancia respecto al Schalke 04 (que se enfrenta este sábado a las 18:30 CEST al Hamburger SV) es de 17 puntos, y a falta de cinco jornadas por disputarse, es imposible que se supere dicha diferencia.

El partido comenzó con problemas para el Bayern, además de con un autogol de Niklas Süle en el minuto 18. Sin embargo, el Bayern metió una marcha más a partir de la media hora de juego. El empate no tardó en llegar a través de Corentin Tolisso (32′) y James fue el encargado de dar la vuelta al marcador (38′). Arjen Robben (62′) y Sandro Wagner (87′) terminaron de decidir el duelo en la segunda parte. El FC Bayern venció merecidamente en Augsburgo y conquistó su 28º título de Bundesliga.

Alineación

Robben tuvo el honor de ejercer de capitán en una tarde gloriosa. Heynckes realizó siete cambios respecto a la alineación del partido del martes en Champions League. Solamente Sven Ulreich, Joshua Kimmich, Jérôme Boateng y Juan Bernat repitieron en el once. David Alaba (problemas en la espalda) y Arturo Vidal (inflamación de la rodilla) fueron baja, al igual que Kingsley Coman y Manuel Neuer.

Desarrollo de la acción

El Bayern sufrió graves problemas en los primeros compases por la agresiva apuesta del Augsburgo, que a los 18 minutos se adelantó en el marcador gracias a un autogol de Niklas Süle. Aún tardo unos minutos el FCB en mejorar su juego, aunque en la primera acción clara logró el empate: Tolisso cabeceó un medido centro de Kimmich que puso el 1-1 (32′). El partido cambió de sentido y ya fueron los hombres de Heynckes los que dominaron. En el 38′ anotó James el 1-2 ante Marvin Hitz, tras otra buena asistencia de Kimmich. El Bayern encauzaba su siguiente título de liga.

En el segundo acto James y cía. no permitieron que el Augsburgo les sacara de la senda ganadora, mostrándose compactos en defensa y con un buen desarrollo en las acciones ofensivas. Una de ellas la transformó Robben en el 1-3 (62′). El Bayern soltó el pie del acelerador y mantuvo el juego bajo control. Wagner hizo el 1-4 de cabeza, el punto y final perfecto (87′), de modo que según sonó el pitido final comenzaron las celebraciones del título.

Fuente: FCB

error: Content is protected !!