Emociones a flor de piel justo antes del partido ante Eintracht Frankfurt. El Allianz Arena y su afición despidió a tres de sus grandes jugadores: Arjen Robben, Franck Ribéry y Rafinha, quienes este verano abandonarán el Bayern Múnich tras diez, doce y años en el club, respectivamente.

En su honor la afición había preparado un homenaje especial. La grada inferior de la Südkurve se vistió de rojo y blanco, con un enorme cartel de Robben y Ribéry. Además, la inscripción “Servus & Danke. Für Kampf und Einsatz im Namen unserer Farben” (Adiós y gracias. Por luchar y jugar en nombre de nuestros colores).

Desde el club también se quiso despedir a las tres estrellas y agradecerles sus años en el equipo. Karl-Heinz Rummenigge, Uli Hoeneß y Hasan Salihamidzic les hicieron entrega de una gran imagen enmarcada con los trofeos conquistados.

Desde que comenzaron los ejercicios de calentamiento se pudo sentir la emoción. Los tres jugadores fueron presentados por Stephan Lehmann, el locutor del estadio, mientras se mostraron en las pantallas algunos momentos destacados de sus carreras en el Bayern. Además, la afición preparó coros especiales para cada uno. Los tres contuvieron a duras penas las lágrimas, con el estadio imbuido en una emotivdad ambiental tremenda… tal como merecen los tres jugadores.

Fuente: FCB

error: Content is protected !!