El plantel del Bayern München en los años noventa tuvo jugadores de gran técnica y carácter. En esa década hubo un jugador que tuvo dos etapas con el equipo muniqués y destacó por su garra en el mediocampo y su capacidad goleadora pese a desempeñar un rol defensivo en el Rekordmeister: Thomas Strunz.

Nació el 25 de abril de 1968 en Duisburg, Alemania; sus inicios en el balompié se dieron en el TuRa 88, un pequeño equipo de su ciudad natal. Tres años más tarde se uniría al MSV Duisburg en las categorías juveniles. Posteriormente llegaría al primer equipo, que jugaba en las divisiones amateurs, con ellos disputó la DFB Pokal en 1986 y 1988.

Sin embargo cuando el Duisburg logró el ascenso a la 2. Bundesliga, Strunz no tuvo actividad en el equipo, por lo que nunca debutó en una liga profesional con las cebras. Para 1989 se unió al Bayern München. Su primer encuentro con el equipo bávaro llegó el 31 de octubre, donde jugaría 19 minutos ante el Hamburgo; con el tiempo obtuvo más minutos y se volvió un jugador regular en la segunda parte de la campaña 89/90.

Su rol principal era el mediocampo defensivo, pero eso no le impidió marcar goles y otorgar asistencias. Su primera diana la consiguió en su segundo partido de Bundesliga el 27 de octubre de 1989 ante el St. Pauli. Después de tres temporadas y tras no conseguir una renovación de contrato exitosa, fichó por el VfB Stuttgart en 1992.

Con los suabos obtuvo la titularidad de inmediato y debutó el 15 de agosto ante el Hamburgo. 19 días después consiguió su primer gol ante el Karlsruher SC. En el Stuttgart alcanzó a disputar la Champions League donde sólo jugó tres encuentros. Para 1995 regresaría a su segunda etapa con el Bayern München, dejando el VfB después de 89 apariciones y 11 anotaciones.

En su regreso a Múnich obtuvo regularidad y jugó en nuevas posiciones como líbero, pivote o interior derecho. Strunz se mantuvo en el equipo hasta la pausa invernal de la temporada 2000/01, cuando su contrato fue rescindido antes de tiempo y Ottmar Hitzfeld dejó la dirección del equipo siendo su último partido el cuatro de noviembre del 2000 ante el Borussia Dortmund. Su historial con el FC Bayern fue de 222 apariciones y 34 goles.

Thomas Strunz debutó con la selección alemana el 10 de octubre de 1990 ante Suecia, pero no consiguió regularidad en las convocatorias hasta 1993. Participó en la Copa Mundial de 1994 y la Eurocopa de 1996. En total acumuló 41 apariciones y anotó un gol, el siete de junio de 1995 ante Bulgaria. Después de su retiro, Strunz se ha dedicado a ser comentarista en la televisión alemana.

Su palmarés se compone de cinco Bundesligas (1990, 1997, 1999, 2000 y 2001); dos DFB Pokal (1998 y 2000); cuatro Copas de la Liga de Alemania (1997, 1998, 1999 y 2000); dos Supercopas de Alemania (1990 y 1992); un campeonato Amateur de Alemania (1987); una Copa UEFA (1996); una Champions League (2001) y con la selección alemana, una Copa de Europa (1996).

error: Content is protected !!