“Derby-Sieger, Derby-Sieger, hey, hey!”, entonaba la grada del Allianz Arena cuando los jugadores saludaron desde el césped a su afición. “Campeón del derbi”. Tras la clara e inapelable victoria por 3-0 sobre el Núremberg en el derbi bávaro los aficionados tenían buenos motivos para celebrar. Manuel Neuer y cía. se unieron a la fiesta en una noche en la que hubo una celebración muy especial.

“Hoy es la cena de Navidad, hemos ganado el partido; podemos relajarnos un poco”, ilustró Hasan Salihamidzic. La familia FC Bayern se reunió en el Palacio Lenbach de Múnich para la ocasión. Hubo un coro de gospel, espectáculo de magia y todo el mundo disfrutó de un ambiente puramente navideño, que tal como Karl-Heinz Rummenigge describió en su intervención, “no podía ser mejor”. El directivo elogió a los jugadores: “El equipo se ha encargado de que tengamos una fantástica fiesta esta noche, vencieron por 3-0. Enhorabuena a todos”.

Primero, victoria en el derbi; después, cena de Navidad

Nadie que presenciaria la gran actuación del Bayern este sábado por la tarde podría contradecir las palabras de Rummenigge en la celebración navideña. “Nunca se tuvo la sensación de que el Núremberg podía ser una amenaza. Dominamos”, expresó en la misma dirección el capitán del FCB, Manuel Neuer. Las cifras corroboran estas declaraciones unívocas: 76 por ciento de posesión, 20-4 disparos y 11-1 saques de esquina a favor del Bayern. El conjunto muniqués apenas dejó aire que respirar al FCN.

Robert Lewandowski encauzó el derbi con un doblete. En el minuto 9 el polaco anotó de cabeza tras un saque de esquina de Joshua Kimmich, en el minuto 27 recogió el rechace tras un disparo de Goretzka al larguero. El trallazo del internacional alemán bien merecía el gol por su vistosidad, pero el propio jugador reiteró una vez más su espíritu colectivo: “La principal tarea suya [de Lewandowski] es marcar goles, no la mía. El reparto de roles nos funciona muy bien”.

En la segunda parte el tanto de Franck Ribéry (56′) puso la guinda a la primera victoria en casa en Bundesliga desde mediados de septiembre. “Es importante que volvamos a ganar en casa, hacía mucho tiempo que no lo conseguíamos”, confesó con alivio Neuer tras el encuentro.

De la misma importancia resultó la constatación unánime de que la defensa del Bayern hizo un excelente trabajo. “No hemos encajado gol en contra, eso siempre es clave”, indicó Niko Kovac. “Últimamente hemos recibido muchos goles en contra y no hemos aprovechado en casa nuestra ventaja en el marcador”.

Rummenigge expresa sus deseos para la recta final del año

El Bayern hizo los deberes este sábado y pudo disfrutar con total merecimiento de la gran celebración de Navidad del club. Kovac concedió el domingo como día libre de entrenamientos. “Tenemos tiempo suficiente para recuperarnos. Conozco a los chicos, no harán locuras”, razonó el entrenador del Bayern. Todos son conscientes de que el miércoles tienen otro partido clave en Champions League en Ámsterdam, ya que se juega precisamente ante el Ajax terminar como cabeza de grupo.

“Queremos seguir así”, apuntó Goretzka. “Ahora tenemos que viajar a Ámsterdam. Queremos terminar como primeros de grupos, es importante para nosotros”, explicó el jugador. Karl-Heinz Rummenigge fue aun más claro cuando tomó la palabra: “Escuchen bien, muchachos: ¡cuatro partidos! Lo ideal es que ganéis los cuatro. Así podremos tener unas buenas Navidades y empezar con buen pie el nuevo año”.

Fuente: FCB

error: Content is protected !!