El fútbol alemán es más que el Bayern. Aunque los bávaros capitalicen la mayoría de los trofeos de Bundesliga durante décadas, el fútbol teutón ha demostrado estar en forma estas semanas cuando ha tenido que verse las caras contra sus rivales del viejo continente.

El Bayern comenzó la temporada con problemas en el banquillo pero Flick ha recuperado la forma entonando a varios veteranos como Müller o Boateng para dar de comer a Lewandowski, que afronta el mejor año de su carrera profesional a nivel goleador. Esta semana dio un golpe en el tablero europeo al imponerse por 0-3 al Chelsea en Stamford Bridge y dejar casi sentenciado el pase a cuartos.

La semana pasada, hubo doblete para los equipos alemanes. El RB Leizpig hizo de avanzadilla de los bávaros en Londres imponiéndose por 0-1 al Tottenham en su casa gracias a un gol de Timo Werner en el minuto 58. Los de Nagelsmann son bastante rechazados por las aficiones rivales por su vinculación con Red Bull pero su fútbol, serio, enérgico y con resultados, impone respeto.

El Borussia Dortmund tenía, de lejos, el compromiso más complicado ante el Paris Saint-Germain. Los líderes de Francia visitaban Westfalia y se volvieron sin premio con una defensa superada que no supo controlar a Erling Haaland. Un gol de Neymar a pase de Mbappé en el 75 da opciones a los parisinos ante los amarillos.

La Europa League también ha dado alegrías a los conjuntos alemanes con el pase a la siguiente ronda de Wolfsburgo, que apeó al Malmö y el Bayer Leverkusen, que dejó atrás al Oporto. Si se calcula el balance por país de las idas de octavos de la Champions League y los dieciseisavos de final de la Europa League, Alemania es la que más equipos ha conseguido que triunfen a falta de que se juegue el Salzburgo-Eintracht de Frankfurt, aplazado por tormenta. Ni el fútbol inglés ni el italiano ni el español superan al germano, que ya atemoriza al continente en el tramo más importante de la temporada.

Fuente: AS