Paris Saint Germain, Juventus y Bayern de Múnich. Kingsley Coman ya sabe lo que se siente al jugar en grandes escenarios. En una entrevista concedida a la revista oficial del club «51%, el número 29 del Bayern habla sobre sus orígenes, la familia, su mala fortuna con las lesiones y cómo va a seguir los pasos de Franck Ribéry.

La entrevista a Kingsley Coman

Tienes raíces en la isla caribeña de Guadalupe, creciste en Francia, ahora te sientes como en casa en Baviera. ¿Eres un chico de diversos mundos?

«Sí, toda mi vida. A excepción de mí, toda mi familia nació en Guadalupe. Crecí en los suburbios parisinos, los suburbios donde la vida no siempre es fácil. A pesar de mi origen caribeño, siempre me he sentido francés, pero mientras tanto vivo en el extranjero desde hace más de cinco años, hablo inglés todos los días con mi novia, hablo alemán con mis compañeros de equipo. Básicamente, hoy hablo más alemán e inglés que francés. Me gusta toda esta mezcla. Creo que es genial poder combinar múltiples culturas e intentar traer lo mejor de todos los mundos. De la diversidad solo puedes beneficiarte».

Visitas a tus familiares en Guadalupe regularmente. ¿Cómo es la vida allí?

«Estuve allí por última vez hace dos años. Mientras tanto, me gusta explorar algunos lugares nuevos. Pero esta Navidad volaré de regreso a Guadalupe. Pasar las vacaciones allí es bonito. Allí no se me ve como una estrella del fútbol, sino simplemente como Kingsley. En Guadalupe es muy agradable. La gente es muy amigable. Me reconocen, pero también me respetan cuando quiero tener algo de tranquilidad con mi familia. Por eso, realmente estoy deseando que llegue».

¿Qué dicen tus dos abuelas sobre tu vida tan lejos y tu carrera en el gran mundo del fútbol?

«Ambas están muy orgullosas de mí, por supuesto. Sinceramente, no sé si pueden entender completamente la vida que llevo, pero sé que están orgullosas. Es curioso: una de ellos ya no puede ver nada y siempre escucha mis partidos en la radio. Mi actuación la califica por la frecuencia con la que escucha mi nombre. Cuanto más me mencionan a los comentaristas, mejor jugué para ella, y viceversa».

Tu madre apareció este año en la final de Copa en un bar deportivo de Múnich para verte en la televisión. ¿Qué te pareció? Todo Múnich estaba emocionado por su encantadora presencia…

«Toda esta historia no me sorprendió. Así de sencilla es mi madre. En mi piso solo recibía canales de televisión franceses esa noche, no podía ver el partido. Ella realmente quería, así que fue a un bar. Creo que todas las madres entienden eso: Era una final, mi primera final como titular, así que no tenía otra opción, ella quería verla a toda costa. Y la gente del pub fue muy amable, le hicieron un espacio extra a pesar de que el bar estaba lleno. Al principio no dijo mi nombre, porque nunca se aprovecharía de que es mi madre. Ella solo quería ver ese partido. Nos trajo suerte: ganamos y yo marqué un gol».

De tu padre heredaste tu velocidad. ¿Es cierto que corriste contra él cuando eras niño?

«Sí, y cuando tenía 13 o 14 años, de repente fui más rápido que él. Entonces, de repente, ya no quería competir conmigo. Mi familia me ayudó mucho en mi camino. Mi padre siempre me llevaba al entrenamiento después del trabajo. Eso era a unos 70 kilómetros de Moissy, alrededor de la ciudad, quién conoce el tráfico en París, sabe lo que se tarda una eternidad».

¿Te gusta el apodo de “Cohete”?

«Me gusta mucho. En el Paris St.-Germain, mi amigo Mike Maignan, que ahora es internacional, me llamó «la moto». Me gusta más el cohete: es más rápido que una moto (sonríe)».

Nicolas Anelka y Anthony Martial también son de Guadalupe. Usain Bolt es de Jamaica, ¿por qué las piernas caribeñas son tan rápidas?

Eso puede estar en nuestros genes. O en nuestra dieta: allí se come muy bien. Muchos jugadores del Caribe son realmente muy rápidos. Sin embargo, es gracioso que correr no sea divertido para mí. Solo necesito la pelota en mi pie. Sin él tienes que correr, por supuesto, para ser profundo. Pero me gusta mucho más usar mi velocidad para driblar. Y hacer footing me molesta aún más. Puedo jugar al fútbol durante horas, pero solo correr durante 20 minutos, eso no me interesa realmente.

Franck Ribéry fue como un hermano para ti. Él estuvo doce años, implantó una era. ¿Te gustaría escribir una historia similar aquí?

(Sonríe) «Estoy disputando el quinto año con el Bayern, eso es casi la mitad. En serio, solo tengo 23 años, así que todavía tengo unos diez años al más alto nivel. Es muy temprano para predecir toda mi carrera. Por supuesto, puedo imaginar quedarme doce años como Franck, y aun así sería joven y tendría tiempo suficiente para explorar dos o tres países nuevos. Estoy seguro de que me quedaré en el Bayern por mucho tiempo. Estamos en un club muy familiar, los jugadores sentimos eso. Antes de firmar mi contrato, por ejemplo, Uli Hoeneß me invitó a su casa».

Tu última lesión fue una rotura muscular en febrero. ¿Cambiaste tu estilo de vida después de tu desafortunada lesión con dos sindesmosis consecutivas?

«Sí, tuve dos operaciones en el mismo lugar y no pude hacer nada durante ocho semanas seguidas. Cuando tienes tanto tiempo para pensarlo, cambias. Empecé a estar más interesado en la cocina, incluida la moda, un poco de todo. Lo principal lejos del fútbol. Hoy, cuando estoy cansado o estresado, pienso en ese momento y rápidamente me doy cuenta de que siempre es mejor estar cansado, pero aun así sano. Si estás lesionado, no falta nada más que el campo de fútbol».

Después de la segunda operación, una declaración tuya de que lo dejarías si las cosas no mejoraran causó revuelo. ¿Hablabas en serio entonces?

«Tal vez tengo que aclarar algo: Quise decir, si me pasara por tercera vez. Acababa de regresar y dije que no me harían una tercera operación. Así es como me sentí en ese momento. Pero ahora todo va bien de nuevo».

Tú y Serge Gnabry deberían salir de la gran sombra de Ribéry y Arjen Robben esta temporada. ¿Lo lograréis?

«Desde mi última lesión, he jugado muchos partidos, siento la confianza del club, me siento como una parte importante del equipo y me gustaría dar más y más en el futuro, incluso fuera de la cancha. Yo trabajo lo más duro posible. Franck y Arjen han estado aquí durante más de una década, tienen excelentes carreras. Eso implica más que solo jugar a gran nivel, lo cual es bastante difícil. Espero que, a mi manera, tenga una gran carrera».

Fuente: FCB

error: Content is protected !!