Bayern y Borussia Mönchengladbach inauguraron la Bundesliga con un partido frenético y de emoción hasta el final, más parecido a una instancia final de temporada que al primer partido del curso por el tono físico.

Julien Nagelsmann presentó un once con la novedad obligada de Stanisic por la baja de Pavard y Sule en el centro de la defensa, la defensa del Bayern no lograba en los primeros compases iniciar el juego limpiamente desde atrás. El Borussia Mönchengladbach presionó con intensidad a los centrales que no se caracterizan por tener una salida pulcra.

Patrik Herrmann tuvo la primera ocasión en una presión muy agresiva por parte de los locales. Volvió a tener una ocasión clarísima que dejaba descolocado al Bayern, Neuhaus rompía líneas con la elegancia que lo caracteriza y desaprovechó un mano a mano. Avisaba el Borussia.

A la tercera ocasión Plea no perdonó delante de Neuer : Davies se lanzó a la aventura conduciendo el balón y la perdió, Sule y Upamecano estaban muy separados y el delantero no perdonó marcando el primer gol de la Bundesliga. Nunca el campeón vigente había perdido el primer partido inaugural de liga alemana, y el viernes 13 parecía posarse sobre los bávaros.

Lewandowski remató al muñeco solo ante Sommer que no tuvo que hacer ninguna estirada a los 25 minutos. Raro ver fallar a ‘Lewan’, cosas del inicio de la pretemporada, pero el Gladbach perdía fuelle después del poderoso inicio.

Kimmich se echó el equipo a las espaldas

Volvían a avisar los bávaros a los 36 minutos, asediaba y encerraba al Gladbach pero no conseguía materializar las ocasiones, para desespero de Nagelsmann. Esa desesperación la calmó Lewandowski con otro gol, de puro ‘9’. La normalidad volvió a la Bundesliga con su artillero favorito, en un saque de esquina el polaco entró al punto de penalti y nada pudo hacer Sommer. Apenas lo celebró, no había tiempo que perder.

En la reanudación del encuentro Müller cayó más a banda para que Sané aprovechara el pasillo interior y Lewandowski se encontró con otra ocasión de gol, pero su remate fue flojo y al centro. Los jugadores de Nagelsmann dieron un paso adelante y el Borussia Mönchengladbach debían ajustar las líneas, pues Kimmich se estaba adueñando del partido.

Sommer apareció con dos milagros, primero a Davies y después a Lewandowski, ambos con el pie. El hombre del partido para los locales que hacía tirarse de los pelos a los aficionados bávaros que ya cantaban gol. Thuram y Musiala entraron para quitar el empate del marcador y el francés casi lo consigue. Aprovechó la inseguridad de Upamecano con el balón y el fichaje estrella del Bayern a punto estuvo de comer penalti por partida doble. Al final reparto de puntos para ambos equipos, el resultado más justo para un inicio de Bundesliga trepidante.

Fuente: Marca

error: Content is protected !!