Phillippe Coutinho llegó a Barcelona con la complicada tarea de hacer olvidar a Neymar. Un fichaje que costó sudor y horrores por parte de la directiva blaugrana. Tras un mal paso por la ciudad condal, se le buscó un destino con la esperanza de que pudiese olvidar su mal momento y volviese a ser ese jugador que deslumbró en Liverpool. Pues bien, Coutinho actualmente ni está ni se le espera.

La cesión de Coutinho al Bayern ha resultado ser otra oportunidad desaprovechada por el brasileño, que no ha terminado de explotar. Ya sea por mal rendimiento o por lesiones, el nivel mostrado por el jugador ha hecho que la directiva del Bayern no piense en Coutinho para la próxima temporada.

El jugador llegó al Bayern este pasado verano, tras una cesión por el precio de 8,5 millones de euros. La opción de compra tasada en 120 millones de euros no es una opción viable para Karl Heinz Rummenigge: “La opción ya expiró y no la hemos ejercido, ahora tendremos que completar la planificación de la plantilla para la próxima temporada y veremos si el jugador todavía puede tener un papel que desempeñar con nosotros o no”, explicó en Der Spiegel.

El futbolista brasileño se encuentra actualmente lesionado en su tobillo y se perderá dos meses más de competición y, aunque, el Bayern puede que intente abaratar el traspaso de alguna manera, previsiblemente serán sus últimos partidos con la elástica alemana. Coutinho ha disputado 32 partidos esta campaña, anotando 9 goles y repartiendo 8 asistencias.

Quique Setién ya ha comentado en alguna ocasión su deseo de tener a Coutinho bajo sus filas pero el FC Barcelona tendrá que hacer caja para poder resolver ciertas operaciones como las de Lautaro. Coutinho sigue teniendo cartel en la Premier League dónde despuntó en Anfield, con la camiseta del Liverpool.

Fuente: AS