Es inútil pensar en cómo habría sido la noche de la Champions League si Eric-Maxim Choupo-Moting hubiera transformado su primer intento. No habían transcurridos dos minutos en el partido de cuartos de final contra el París Saint-Germain, cuando una pelota del delantero golpeó el larguero. El Bayern no abrió el marcador y la táctica de esperar a ver de los invitados no se fue por la borda desde el principio.

El Bayern ataca con todo, el PSG se mantiene frío

El balón al palo fue el comienzo de un verdadero carrusel de oportunidades, pero el campeón alemán no pudo sacar el suficiente capital. «No marcamos suficientes goles y recibimos demasiados. En cualquier otro día marcamos cinco o seis. Esto es amargo», se enfadó Choupo-Moting después del partido. Aunque el delantero pudo compensar su error en los minutos iniciales y superar al arquero del PSG Keylor Navas en el minuto 37, en ese momento solo fue el gol que reducía ventaja.

Los visitantes de París habían mostrado previamente su frialdad, se mantuvieron atrás y tomaron la delantera con sus únicos disparos del partido en la persona de Kylian Mbappé (minuto 3) y Marquinhos (28′). Pero el equipo de Hansi Flick no se dejó disuadir por estos contratiempos y, tras una gran cantidad de otras mejores ocasiones de gol, el más que merecido empate llegó después de una hora a través de Thomas Müller (60′). “El equipo pelea en el campo durante 90 minutos y no se da por vencido. Elogio”, el técnico del Bayern elogió la remontada.

31-6 en disparos subrayan el dominio

Todo parecía indicar que los de Múnich iban a conseguir la justa victoria en casa, pero el juego escribió otra dramaturgia: En medio de la siguiente ola de ataques del Bayern, Mbappé (68′) golpeó de nuevo para el 2-3 final. «Hemos perdido muchas oportunidades hoy. Tenemos que hacer muchos más goles. Si huebiese terminado 5-3, 6-3 nadie se quejaría», concluyó Müller. «Si usamos el instinto asesino que usamos a menudo, todo será diferente. No tenemos que discutir sobre los goles en contra. Hoy hemos concedido demasiado», añadió el jugador bávaro.

Una mirada a los datos del partido subraya la evaluación de Müller: después de 90 minutos, las estadísticas contaban un increíble 31-6 en disparos, 15-1 en saques de esquina y 64% de posesión del balón desde la perspectiva de los locales. Y son precisamente estos valores los que dan al Bayern mucho ánimo para el partido de vuelta en seis días. «No ha terminado todavía. En una semana tenemos la oportunidad de arreglarlo. Hicimos un buen partido y dominamos ”, dijo Choupo-Moting y contó con el apoyo de su entrenador.

Flick todavía está convencido de que pasarán adelante

«La forma en que jugamos al fútbol fue impresionante», dijo Flick, impresionado por el espíritu de lucha de su equipo. «Tenemos que convertir esta energía para tenerla al 100 por ciento el martes. Somos positivos porque podemos darle la vuelta al partido. Intentaremos todo para llegar a las semifinales».

Fuente: FCB

error: Content is protected !!