El camino es el objetivo. La revista oficial del club, «51», charló con Leon Goretzka sobre buenos propósitos. En una época turbulenta, el joven de 24 años abordó los temas más trascendentales de la actualidad. Una conversación más allá del fútbol, sobre el racismo, el coraje civil y los modelos de conducta de la sociedad actual.

La entrevista con Leon Goretzka

Estás considerado como uno de los prototipos de la nueva generación de futbolistas que se está preparando para dar forma a la futura etapa del fútbol alemán, ¿cuál es la característica principal de dicha generación?
«La palabra ‘carácter’ es crucial, creo. A menudo hablo con Jo Kimmich, Serge Gnabry y Niki Süle acerca de porqué nuestra generación funciona como nosotros. A veces tengo la sensación de que somos la última generación entre los mayores y los más jóvenes – somos una generación consciente de que hay mucho trabajo detrás de todo, que debes apreciar lo que la vida te ofrece y que siempre tienes que mantener los pies en el suelo para tener claro dónde estás y adónde quieres ir. Nos hemos abierto camino a mordiscos. Necesitas ser fuerte mentalmente».

Cuando hablas de la «última generación», casi suena como si hubiese que preocuparse por lo que viene después.
«No debemos generalizar, pero a veces tengo la impresión de que a la próxima generación de jugadores, que se enfrentará a los efectos secundarios del fútbol profesional mucho antes que nosotros, le resultará más difícil encontrar su camino. También creo que esto no es fácil en un mundo que se está volviendo cada vez más extremo en alguna parte, cuando piensas en las enormes sumas de dinero que circulan en el fútbol actual y las demandas que se exigen en las redes sociales.

Cuando eras niño creciste junto al Ruhrstadion de Bochum, alguien como Coutinho creció a la sombra del Maracaná en Río de Janeiro. ¿Qué se siente? Todo el mundo tiene un largo recorrido, y un destino. ¿O es demasiado romántico?
«No, es una buena comparación y se ajusta bien a la realidad. A menudo he destacado que es un gran privilegio ver a personas de diferentes orígenes reunirse en un equipo de fútbol para lograr algo juntos. Los jugadores provienen de diferentes rincones del mundo, de diferentes culturas, uno tuvo un momento difícil en su entorno en su infancia, el otro creció bien protegido, y de repente todos nos mantenemos unidos en el campo, trabajamos el uno para el otro, ganamos y perdemos juntos. Creo que es un hermoso mensaje que el fútbol transmite».

No dudaste en posicionarte en contra del racismo en 2019. ¿Cuá fue tu motivación?
«Cuando dije esta frase dejé claro que soy un niño de la zona del Ruhr, donde la gente responde a la pregunta de la nacionalidad con el Schalke, el Dortmund o el Bochum. Lo hice a conciencia porque en aquel momento me sorprendió mucho ver el vídeo de la afición durante el partido internacional contra Serbia en Wolfsburgo. En realidad, pensaba que ya habíamos hecho progresos en Alemania en este sentido».

Kingsley Coman, por ejemplo, dijo en la edición de diciembre de «51» que de la diversidad solo puedes beneficiarte.
«Sí, me gustó mucho el titular de esa entrevista. Estoy de acuerdo con él. El fútbol para mí es un ejemplo perfecto de lo que se puede conseguir cuando se está unido».

¿Qué significa para ti ser un modelo a seguir?
«Creo que ser un modelo a seguir significa que nosotros, los deportistas profesionales, debemos ser conscientes de que a veces la gente se toma a pecho lo que decimos o hacemos. Podemos llegar a la gente. Con esto no quiero decir que no te guste conducir un buen coche, por ejemplo – yo también lo hago, está bien. Pero la cuestión es que debes transmitir ciertos valores. Y que no hace daño preguntarse de vez en cuando cómo involucrarse en la sociedad. Creo que los deportistas podemos utilizar la influencia que tenemos y que otros no tienen para marcar la diferencia».

La Eurocopa 2020 tendrá lugar en toda Europa: ¿es una señal importante, más allá del fútbol?
«En cualquier caso, la idea me parece muy interesante desde el principio. La práctica mostrará cómo todo se desarrollará y será aceptado cuando se lleve a cabo el torneo. Pero Europa no debe caracterizarse por tener fronteras, por lo que una Eurocopa en todo el continente es algo emocionante”.

¿Puede y debe el fútbol ayudar a tender puentes en una Europa que se está distanciando?
«En primer lugar, somos futbolistas y no podemos asumir las tareas de los políticos. Eso sería llevarlo demasiado lejos. Para resolver los problemas actuales, todos tenemos que poner de nuestra parte. El fútbol, el deporte en general, puede servir para tender puentes».

Hansi Flick dice que hoy en día los profesionales de alto nivel son mucho más exigentes que en el pasado. En el campo de entrenamiento el «por qué» vence al «cómo». ¿Tiene razón, de dónde viene eso?
«La realidad es que hay jugadores y jugadores. Pero por mi parte, puedo decir que me gusta cuestionar las cosas, quiero aprender y en principio, podría hablar de tácticas durante todo el día. Me interesa lo que hago, y no soy el único: hablo mucho con Jo Kimmich sobre nuestras tácticas. No creo que haya una reunión de equipo que no repasemos después nosotros».

En el fútbol, existe la frase «dar el siguiente paso». ¿Cuál es el próximo paso en 2020?
«Creo que eso se puede ver por partes: con el equipo sobre todo significa llegar más lejos en la UEFA Champions League que el año pasado. El Bayern siempre tiene el doblete como objetivo. Para mí, personalmente, puedo decir que definitivamente no estoy al final de mi desarrollo como futbolista. En el año y medio que llevo en el Bayern he aumentado mi nivel, y este proceso de aprendizaje y crecimiento no se detendrá. Quiero tener más influencia en el juego y asumir más responsabilidad. Cuando cambias al Bayern, te lleva cierto tiempo acostumbrarte al grado extremadamente alto de exigencia que prevalece en este club”.

Al celebrar los goles te gusta levantar a tus compañeros. ¿Lo haces conscientemente para dar valor a los demás, para enfatizar el espíritu de equipo?
«Es curioso cómo cada vez me preguntan más sobre esto. En mi círculo de amigos ya se están riendo: mis amigos piensan que debo pensar en una celebración de gol diferente. Tengo que decir que no he pensado en ello hasta ahora, era inconsciente. De hecho, siempre he sentido que se experimenta la alegría de forma más intensa cuando se comparte con los demás. Así que no me importaría levantar a uno o dos colegas también en el 2020».

Fuente: FCB

error: Content is protected !!