El lío en torno a la convocatoria de Lucas Hernández para el partido crucial de la selección francesa ante Islandia esta noche sigue causando revuelo. El Bayern sigue molesto con la decisión de la campeona del mundo de insistir en que Lucas juegue a pesar de una lesión de rodilla que le impidió al ex colchonero disputar los dos últimos compromiso con su equipo frente al Tottenham (7-2) en Champions y ante el Hoffenheim (1-2) en la Bundesliga. Después de Karl-Heinz Rummenigge, director general de la entidad bávara que criticó el comportamiento de las autoridades galas nada más conocerse la lista, el campeón alemán ha vuelto a dirigirse a la federación francesa una vez más para pedir máxima precaución con su jugador.

Esta vez fue el propio Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt, jefe del departamento médico del Bayern y una verdadera eminencia que cuenta con pacientes como Usain Bolt o Eric Clapton, quien se dirigió a la campeona del mundo, suplicándole que trate la lesión del ex colchonero con la cautela que requiere. «Mull», como es conocido popularmente el médico muniqués, le escribió una carta a la federación francesa en la que detalló los riesgos que conllevaría permitir que Lucas juegue y le sugirió al cuerpo técnico que tampoco le permita entrenarse con el grupo.

El propio jugador también se pronunció al respecto, eso sí, siempre poniéndose a disposición de Didier Deschamps para el importantísimo choque frente Islandia. «El Bayern no quiere que juegue por precaución. Puedo entenderles perfectamente. Es un club que cuida demasiado a sus jugadores y procura evitar lesiones. No es mi decisión, le haré caso a las órdenes de los jefes“, dijo el zaguero en declaraciones a la cadena televisiva M6, pero no se cortó a la hora de añadir: «Si el doctor dice que estoy en condiciones para jugar, entonces es que estoy en condiciones para jugar. Si el míster quiere que sea titular el viernes, estaré al cien por cien».

Fuente: AS

error: Content is protected !!