2,w=993,c=0.sport

Animar, luchar, conducir, dirigir… El último partido de Jupp Heynckes en el gran escenario del fútbol europeo nos dejó ver las muchas facetas del entrenador. Incluido un final dramático. Jupp Heynckes luchaba después en las catacumbas del estadio Santiago Bernabéu para mantener la calma. «Por supuesto que es una situación, lo sé, en la que yo no volveré a estar en la banca de entrenador en un partido de Liga de Campeones. Y creo que está bien así» dijo el míster del Bayern tras la amarga eliminación de su equipo en la semifinal. «No me emociono por decir que se acabó. Al contrario: sólo estoy decepcionado por el resultado». Sus ojos húmedos y brillantes hablaban otro idioma.

En septiembre de 1997 fue cuando Don Jupp celebró su debut en la Liga de Campeones como entrenador. El partido terminó con una victoria 4-1 de su Real Madrid ante el Rosenborg BK. 21 años después, Heynckes cerró su ciclo personal en Champions con un duelo de semifinal contra su antiguo club. Por desgracia. Con el séptimo empate en sus 47 partidos en la Liga de Campeones. Sólo siete derrotas ha tenido que lamentar. ¡Y 33 victorias!

Dos finales, dos veces campeón.

«Nunca me pongo nostálgico» dijo el de 72 años tras el pitido final en Madrid, que también puso fin a una racha extraordinaria. Hasta ahora, Heynckes había llegado siempre a la final (1998, 2012 y 2013) cuando participó en la Champions League (y la ganó en dos ocasiones). En esta ocasión, la última estación fue la semifinal.

Heynckes se acordaba de la victoria en la final en 2013 con el Bayern. Después aseguró que no tenía intención alguna de volver al banquillo. Pero en octubre vino para ayudar – y lideró al FC Bayern casi hasta la final de la Liga de Campeones, en la Bundesliga desde la quinta plaza hasta el campeonato y en la Copa DFB, a la final. «Creo que no hay muchas personas de 72 años que se metan en semejante aventura» opinaba.

Una charla emotiva en el vestuario

«Creo que no sólo Baviera, sino Alemania y todo el mundo del fútbol respetarán y elogiarán a nuestro equipo y nuestro entrenador Jupp Heynckes con su cuerpo técnico» apuntaba Karl-Heinz Rummenigge tras el pitido final en Madrid. El propio Heynckes se lo agradeció al equipo: «Hemos tenido una estupenda atmósfera estos meses, un gran trabajo juntos. Es una tropa con carácter. Por eso es una pena que los jugadores no hayan tenido recompensa».

Antes de eso, en el vestuario, Heynckes dirigió algunas palabras a los jugadores. «Fue muy emotivo» dijo Rummenigge, «ha dicho algo importante: por desgracia no hemos alcanzado hoy la final de Kiev, pero en apenas dos semanas y media tenemos la final de Copa DFB en Berlín». Y es algo que Heynckes preparará para tener una despedida gloriosa.

Fuente: FCB