El seleccionador alemán, Joachim Löw, está en franco peligro si a Alemania -tras tres partidos oficiales consecutivas sin ganar ni marcar- se le ocurre volver a perder esta noche en un partido clave para el desarrolo de este Grupo A de la primera división de la Liga de las Naciones.

Ya es noticia que un seleccionador alemán esté muy cuestionado… y Löw lo está, y seriamente, tras su fracaso en el último Mundial de Rusia 2018 y la estrepitosa derrota de la pasada semana ante Holanda (3-0). Joachim Löw llegó a la Mannschaft en agosto de 2004, aunque fue como ayudante de Klinsmann, seleccionador principal por entonces.

En solitario, luce su actual cargo desde julio de 2006. Entre aquello y lo de ahora, han pasado, entre otras cosas, la conquista de un Mundial 2010 que ahora se ve muy lejano por parte del público teutón. Tan lejos que su líder, el propio Löw, está contra las cuerdas.

Habrá cambios

El seleccionador anunció ya ayer varios cambios en el once de París: «Tenemos que mejorar tácticamente. Habrá cambios», anticipó Löw en la rueda de prensa del Stade de France. «Queremos mejorar las cosas que no hicimos bien ante Holanda».

El teutón no dio detalles sobre qué jugadores cambiará, pero dejó claro que Manuel Neuer, el capitán, seguirá de titular. Brandt, Draxler o Sané, que no fueron titulares ante Holanda, sí podrían ser algunos de los hombres de refresco para un equipo que necesita cambiar de cara. Boateng es baja por lesión.

Francia, por su parte, va con todo lo mejor que tiene: Griezmann, Kylian Mbappé, Giroud, Pogba… Les bleus pueden, además, ser los artífices de que los alemanes bajen de categoría en esta Nations League, lo cual no se certificaría nunca esta noche, si bien a Alemania solo le quedaría ya una bala. Un partidazo en París… y un match ball para Löw.

Fuente: Marca

 

error: Content is protected !!