«Cuando uno empieza desde niño, no piensa en que va a jugar en el primer equipo del Bayern. Ya estas contento cuando consigues entradas para el estadio. Es un viaje en el que me encuentro y también la evolución del club desde hace diez o doce años. Ser campeón de liga nueve veces seguidas es una locura. Es un trabajado cada año, le ponemos mucha pasión, pero tenemos un gran equipo cada año. No solo se trata del título. Se trata de querer ganar todos los partidos. Esa sensación de felicidad del ganador, de ser mejor que el rival, eso da un chute. Ese chute no dura mucho, por eso se intenta de tenerlo continuamente. Ese es el secreto de esa hambre que aún existe. En el vestuario el ambiente ha sido algo liberado. Nos hemos alegrado y nos hemos dicho de conseguir más».

Fuente: FCB

error: Content is protected !!