«Es complicado darse cuenta de la dimensión de todo esto al poco de haber terminado el partido. La alegría fue enorme nada más terminar, fue un alivio. Hubo cinco minutos de tiempo añadido. Todos estábamos esperando que el árbitro pitara el final. Nos lo hemos trabajado y merecido. Es un sueño para todos nosotros».

Fuente: FCB

error: Content is protected !!