«Fue una temporada extraña. Nos preparamos rápidamente. En las catacumbas lógicamente hay un par de televisiones. Vivimos en directo cómo terminó el partido (el Dortmund – Leipzig). Naturalmente nos alegramos y nos felicitamos mutuamente. Luego quisimos demostrar quién era el verdadero campeón y dar una lección en el Allianz Arena. Esos momentos cuando el partido está a punto de finalizar, cuando vas a ganar o empatar, sientes algo por el cuerpo. Esas emociones juegan lamentablemente, un gran papel en este año sin espectadores. Trabajamos cada año en convertirnos en campeones. Es algo muy especial habernos convertido en campeones de liga por novena vez consecutiva».

Fuente: FCB

error: Content is protected !!