Manuel Neuer seguirá en la portería del Bayern de Múnich hasta 2023, así lo anunció el campeón alemán a lo largo de la tarde del miércoles. Lo que, a priori, es otra gran noticia para la hinchada bávara tras las renovaciones de Thomas Müller (hasta 2023), Alphonso Davies (hasta 2025) y el entreandor Hansi Flick (hasta 2023) también significa que Alexander Nübel afronta tres años muy complicados en el Allianz Arena. El joven guardameta del Schalke 04 se unirá a las filas del Bayern en verano y tendrá por delante a Neuer durante tres temporadas muy largas que pueden ser perjudiciales para el desarrollo del cancerbero de la Sub21 germana.

El fichaje de la perla de los mineros provocó malestar en Neuer, al que sentó muy mal que el club, presuntamente, la asgurase una cifra de partidos al año por contrato. Parece que las quejas del capitán han surtido efecto ya que Flick, a posteriori, dejó entrever que Nübel no solo tendrá que aceptar su nuevo rol de suplente, sino también deberá ganarse el puesto de guardameta suplente ante Sven Ulreich, actual sustituto de Neuer y en el club desde 2015. „Manuel es el mejor portero del mundo y nuestro capitán», subrayó Karl-Heinz Rummenigge, presidente de la junta, al respecto.

Está en las manos de Nübel tomar una decisión ante esta nueva situación. O acepta permanecer a la sombra de Neuer hasta 2023 y, a sus 21 años, echar el freno de mano a su prometedora evolución, o intentar buscar salida en calidad de cedido para seguir sumando el máximo número de minutos bajo palos. De momento, el Bayern no contempla esa opción. Según el diario alemán Bild, los mandamases del pentacampeón de Europa consideran que el aprendizaje en cada sesión de entrenamiento junto a Neuer es más valioso que cualquier minuto sobre el terreno de juego. Eso sí, si Nübel pidiese una cesión llegarían a planteárselo.

Fuente: AS