Los bávaros llevan demasiado tiempo reinando en Alemania. Una larga, oscura y fría noche para el fútbol alemán. Un invierno que, por suerte para algunos, toca a su fin. Todos los pueblos se han unido para desterrar a un rey llamado Bayern y tienen en Dortmund a su gran héroe y única esperanza. Los de la cuenca del Ruhr llevan años planeando cómo asaltar el trono y parece que durante este largo invierno han tenido tiempo de sobras para poder estudiar la fórmula.

Vendiendo el talento no ha habido suerte y es por ello que este año han decidido pasar a la acción. Con los fichajes de Schulz, Brandt, Thorgan Hazard o Hummels, que regresa empachado de títulos, el Borussia espera que este sea su año y emule al gran equipo que logró dominar Alemania en 2011 y 2012. De aquel equipo de Klopp tan solo quedan tres hombres pero siguen siendo igual de vitales que antaño.

Reus, Hummels y Piszczek aportarán la experiencia a un equipo joven que ya logró foguearse la temporada pasada y se quedó cerca de conquistar la Bundesliga. Este año, la cosa volverá a ser entre Dortmund y Bayern.

Los Alcácer, Sancho, Weigl y compañía tienen mucho que decir en una temporada que, de momento, ya les ha reportado un título: la Supercopa. En el enésimo ‘Der Klassiker’, los chicos de Favre dominaron al Bayern y lograron un título que puede ser un síntoma de lo que esté por venir: el ansiado cambio de reinado. De hecho, no es descabellado pensar que este podría ser el gran año en la cuenca del Ruhr. Favre lleva una temporada trabajando con un equipo repleto de talento, los jugadores ya se conocen y los mecanismos están asimilados.

Refuerzos de lujo

A ello, se le deben sumar tres fichajes estratégicos como Schulz, que viene de hacer un temporadón en el Hoffenheim, Brandt, una de las grandes perlas del fútbol alemán y Hummels, que pese a su edad dará experiencia y jerarquía a un eje de la zaga más bien inexperto. Al central también le ha dado tiempo en a tirarle un dardo a su exequipo. “Se disfrutan más los títulos en el Dortmund que en el Bayern”, aseguró en ‘Kicker’.

Con los tres, al Dortmund se le queda un once titular que nada tiene que envidiar al de su rival: un Bayern que aún está por construir. Y es que a pesar de llevar siete años reinando, el proyecto de Kovac nace este año seminuevo tras decir adiós a la ‘Robbery’.

Renovarse o morir

Robben y Ribéry ya son historia del Bayern y ahora toca renovarse. El técnico croata no ha parado de pedir fichajes para encarar el relevo generacional y ayer fue la última muestra. “Todavía tenemos que crecer”, dijo Kovac tras el fichaje de Perisic, que ha llegado para reforzar los extremos.

Rummenigge y toda la cúpula han centrado sus esfuerzos en reforzar la zaga con las llegadas de Pavard y Lucas Hernández, dejando a un lado necesidades como la delantera. Perisic es el fichaje que quería el croata pero aún faltan piezas arriba. La lesión de Sané ha truncado un fichaje estratégico pero todavía queda tiempo.

Tras los dos grandes aspirantes estarán un Leipzig que volverá a luchar para ser el campeón de la otra Bundesliga, que le enfrentará a otros ‘grandes’ como Bayer Leverkusen o Eintracht de Frankfurt, ya sin Jovic ni Haller en el equipo. Se avecina temporadón. Disfrutaremos. Mucho.

Fuente: Sport

error: Content is protected !!