Después de 10 temporadas en las filas del Bayern de Múnich, Arjen Robben (35 años) decidió poner fin no solo a esa etapa, sino también a su carrera deportiva. Durante esa década en el equipo muniqués, en la que ganó hasta ocho títulos de Liga (los siete últimos de forma consecutiva), pasó por las manos de cinco entrenadores: Van Gaal, Heynckes, Guardiola, Ancelotti y, en último lugar, Kovac.

De todos ellos, además del resto de técnicos que ha tenido, el ya exjugador holandés se queda con Guardiola. «Es una decisión difícil, he vivido muchas cosas bonitas con muchos entrenadores. Pero si me preguntas quién es el mejor, digo Pep Guardiola. En cuanto al fútbol, es brillante», asegura a Sport Bild.

«Cuando llegó Pep yo ya tenía 30 años, a esa edad solo intentas ser constante y no empeorar. Pero a sus órdenes estuve todavía mejor. De repente jugué en otras posiciones donde nunca pensé que jugaría. Fue el mejor», expresa para justificar su decisión. Con el español de entrenador, el holandés disputó 97 partidos (nueve menos que con Mourinho), marcó 47 goles y repartió 30 asistencias.

Robben, una vez retirado del fútbol profesional, desvela que entrenará al equipo de su hijo menor. «Por supuesto, ya saben lo que habrá en el programa de entrenamiento: partir desde la derecha y golpear con la izquierda». Una jugada con sello Robben.

Fuente: AS

error: Content is protected !!