Renato Sanches lleva meses deseando salir del laberinto en el que se metió cuando decidió ir al Bayern de Múnich. El Golden Boy 2016 ha pedido por activa y por pasiva dejar Múnich y la directiva no parece dispuesta o las ofertas que llegan no seducen.

Anoche se vivió el último episodio incómodo con el jugador tras el empate a dos ante el Hertha. Renato se mostró molesto por haber jugado sólo cinco minutos y pidió de nuevo su salida. “No estoy enfadado, pero esta situación no es buena para mí. Es la segunda vez que pido salir y no me dejan. Jugar cinco minutos no es suficiente para mí”, dijo a un medio portugués.

Al momento estas declaraciones llegaron a Karl-Heinz Rummenigge, que le pidió templanza. “Sería bueno que se calmase porque no saldrá del club”, sentenció.

Fuente: AS

error: Content is protected !!